Follow by Email

Búsqueda personalizada

17 mar. 2007

De relojes y el cambio de hora



Próximamente adelantaremos 1 hora los relojes y a las 2 de la mañana serán las 3.
Es una medida que se lleva a cabo desde la crisis del petróleo de 1974 con el supuesto fin de ahorrar energía.

Así es el tiempo, silencioso e incansable, no lo vemos, no lo escuchamos pero pasa.

Aristóteles decía:”de una sola cosa incluso Dios está privado y es de hacer que lo que hizo no se haya hecho”

Recordemos como habla Jorge Manrique en sus famosas Coplas a la muerte de su padre:

"Recuerde el alma dormida,
avive el seso y despierte,
contemplando
cómo se pasa la vida,
cómo se viene la muerte
tan callando… "


Nuestros antepasados no entendían el funcionamiento de la Tierra pero observando la posición del Sol llegaron a organizar sus días.
Los egipcios utilizaron durante el día los Gnomons: la sombra de unos palos se desplazaba por unas piedras.

Durante la noche utilizaron las Clepsidres: el agua que se caía de un contenedor a otro donde había unas marcas para medir el tiempo.


"Cuan presto se va el placer
cómo después de acordado
da dolor,
como a nuestro parecer
cualquier tiempo pasado
fue mejor… "

Después se inventaron los relojes solares










Aparecieron también los relojes de arena.


"Pues si vemos lo presente
como en un punto se es ido,
y acabado
Si juzgamos sabiamente,
daremos lo no venido
por pasado
No se engañe
nadie, no
pensando que ha de durar
lo que espera
mas que duró lo que
vio
Pues que todo ha de pasar
por tal manera. "

En el 1300 ya aparecen los relojes mecánicos con engranajes pero sólo podían marcar las horas.
Cuando más tarde se les añaden los péndulos mejora la precisión.


Hoy en día se emplean cristales de cuarzo que movidos por electricidad dan una precisión exacta y son los atómicos los que dan la hora oficial de la Tierra.

Recientemente han aparecido unos de “última generación” que son los de encaje de bolillos como este de Carmen Valén, que junto con los de nuestro genial pintor Dalí, tal vez no sean los más precisos pero sí de los más decorativos.


trabajo de Carmen Valén

Y no puedo dejar de nombrar la la copla de Manrique más conocido antes de acabar este post:

"Nuestras vidas son los ríos
que van a dar en la mar,
que es el morir
Allí van los señoríos
derechos a se acabar
y consumir,
Allí los
ríos caudales,
allí los otros medianos,
y más chicos
llegados, son
iguales
los que viven por sus manos
Y los ricos."

No hay comentarios: